Inicio / Opinión / Portugal sí va con el IVA
Portugal sí va con el IVA

Portugal sí va con el IVA

Portugal sí va con el IVA. El pasado 25 de noviembre, el país luso anunciaba una histórica medida de reducción del IVA de las bicicletas, para compra o reparación, pasando del 23 % al 6 % a partir de enero de 2023.

Mientras tanto, en España, la semana anterior al anuncio portugués, el Ministerio de Hacienda vetaba la propuesta homóloga que la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE) y la Coordinadora en Defensa de la Bici (ConBici), presentaban en el Congreso mediante una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado de 2023.

Los promotores de esta iniciativa defendían la conveniencia de la enmienda, para cumplir con el acuerdo europeo de reducción del IVA para la compra, reparación y alquiler de bicicletas y favorecer así a la industria española de la bicicleta.

IVA: NO de España, SÍ de Portugal

El problema que se presenta tras el NO de España y el SÍ de Portugal tiene un doble efecto.  Por un lado, traslada a la sociedad española y a la industria de la bicicleta de nuestro país que el Gobierno no está por la labor de atender o promover la bicicleta.

Por otro lado, el SÍ portugués provocará, muy probablemente, que muchas de las tiendas especializadas de bicicletas que estén en provincias o poblaciones limítrofes a tierras del país vecino (Pontevedra, Orense, Zamora, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Huelva), verán como miles de bicicletas que se van a vender en las próximas fechas, y especialmente en la campaña de Reyes, serán compradas en las tiendas portuguesas, emulando así el efecto de tránsito que los portugueses realizan diariamente para repostar combustible en tierras españolas.

Con la medida favorable de IVA de Portugal, la diferencia de IVA entre comprar la misma bicicleta en España o en Portugal es del 15 %. Un 15 % en una bicicleta de 1.000 Euros son 150 Euros. Si la bici es de 3.000, la broma sube a 450 Euros de diferencia, es decir, una buena pasta.

Hemos hablado a lo largo de estos días con distintos profesionales del sector, incluso hoy mismo publicamos una noticia sobre este asunto y su impacto en las tiendas españolas. Algunos trasladan que no consideran que ese 15 % de diferencia que se generará a partir de enero pueda ser determinante para “cruzar” la frontera y alegan que el nivel de servicio, la calidad en el trato y la atención post-venta, son valores que pesan mucho y que los compradores de nuestro país tendrán en cuenta. Desde luego, no lo discuto, pero me pregunto ¿acaso las tiendas portuguesas no ofrecen esos mismos valores?…

Con todo y esto, estoy de acuerdo en que tal vez el impacto que esta medida produzca en el retail de la bicicleta en España pueda ser moderado, pero no deja de ser un nuevo palo entre los radios.

De lo que tengo más dudas es de la postura o posicionamiento del Gobierno de España sobre sus políticas con respecto a la bicicleta. ¿De verdad apuestan por la bicicleta?

A la vista de los acontecimientos, creo que no.

  • No han aceptado ni tan siquiera debatir la enmienda presentada por AMBE y ConBici.
  • La bicicleta quedó también fuera del Real Decreto de Ahorro, Eficiencia Energética y de Reducción de la Dependencia Energética del pasado 1 de agosto.
  • Las ayudas del Plan MOVES III para quien pueda adquirir una e-bike, tributan en la Declaración de la Renta

Otras medidas

Por otro lado, si desde la Administración Pública se quiere fomentar verdaderamente el uso de la bicicleta, además de todas las ayudas económicas, exenciones y reducciones fiscales que puedan realizarse, hay un apartado mucho más importante aún para que la bicicleta siga avanzando y ampliando la cuota que debe representar. Estoy hablando de las infraestructuras y la seguridad.

  • Sin suficientes carriles bici seguros y conectados, la bicicleta seguirá viendo frenado su potencial de desarrollo.
  • Sin una amplia red de sistemas de aparcamientos seguros y protegidos, la bicicleta no avanzará.
  • Sin incentivos o medidas favorables para que las empresas puedan adoptar políticas hacia sus empleados con respecto a la bicicleta, no eclosionará la bicicleta.
  • Mientras siga habiendo dificultades para que la bicicleta forme parte de un sistema de transporte multimodal, no veremos a la bicicleta por todas partes.
  • Sin medidas directas de educación y seguridad vial, donde se considere a la bicicleta como un actor más de las vías, no habrá mayor desarrollo.

Ante un escenario de crisis energética y climática como el que estamos viviendo, donde se pretende reducir el impacto medioambiental por un lado y la dependencia de los combustibles por otro ¿no es razonable potenciar la bicicleta?

En un ejercicio fiscal donde el estado español va a recaudar más de 30.000 millones de Euros EXTRA por el efecto de la inflación ¿no es razonable adoptar medidas fiscales favorables a la bicicleta?

Parece que no.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Ir arriba