Inicio / Opinión / ¿Podría el alza de precios llegar a asfixiar al mercado?

¿Podría el alza de precios llegar a asfixiar al mercado?

En mi anterior artículo reflexionaba sobre los datos publicados en el último estudio publicado por AMBE sobre las principales cifras del sector ciclismo.

Traté de abrir un debate sobre si son tan buenas como a priori parecen o si por el contrario no lo son tanto, teniendo en cuenta la extrema situación de bonanza que tuvo el sector el pasado 2021, el mejor de la historia y no sé por qué, pero puede que se mantenga el mejor algún año más…   

Pues bien, en este nuevo artículo me gustaría lanzar otra nueva reflexión que está muy presente en los comentarios de todas las grupetas de ciclistas que se reúnen cada fin de semana. 

¿Qué está pasando con los precios? ¿hasta dónde vamos a llegar?

Es evidente que, ante la situación macroeconómica actual, el alza de precios es generalizado, con una inflación galopante que nos está empobreciendo a todos y lógicamente el sector de la bicicleta no iba a ser una excepción. 

Pero no nos engañemos, esta situación no se ha derivado solamente de una situación post confinamiento.

El fuerte incremento del coste de los transportes internacionales y el precio de las materias primas, encadenada después con una situación bélica, problemas con el gas, el petróleo y algunas materias primas básicas…

Seamos serios, la enorme subida de precios en el sector ciclismo viene de mucho, mucho más atrás. 

Tienda de bicicletas.
Tienda de bicicletas

La subida de precios viene de muy lejos

En los últimos años, el precio de todo lo relacionado con la bici se ha incrementado exponencialmente, y muy especialmente el precio de los componentes, por ejemplo, transmisión, frenos, suspensiones, cubiertas…  una subida lenta pero sostenida, y ha sido el maldito coronavirus añadido a la estúpida guerra en Ucrania la que ha acelerado ese proceso. Pero insisto, esto viene muy de lejos. 

La consecuencia: no hay corrillo de ciclistas donde tarde o temprano se hable de productos que han casi duplicado su precio. Y yo me pregunto: ¿no estaremos matando la gallina de los huevos de oro? Los ciclistas, y sobre todo los que ya tienen una cierta solera, son muy conscientes de esta situación, recuerdan bien los precios de hace años y poco a poco se está forjando la idea de que la subida de precios es muy superior al incremento del coste de la materia prima y los transportes, o, dicho de otro modo, que los principales fabricantes están “abusando” de la actual coyuntura para subir los precios mucho más que los costes, con el único objetivo de ganar más beneficio. 

No se si esto es real o no, y me encantaría saberlo, (aflora mi gen de periodista de investigación), pero sí me atrevo a afirmar que es una opinión bastante generalizada, pues en la mente de los ciclistas no entra la idea de que un neumático de bici cueste lo mismo o más que el de su coche, o que una suspensión para una bici de descenso, valga casi más que la de una moto, aunque técnicamente puedan estar tan desarrolladas o más. 

Los problemas

Y esto, puede llegar a suponer 2 problemas serios: el primero, un problema de imagen en el sector, con una cierta sensación de abuso, que recae en los principales fabricantes de bicis y sobre todo en el “cuasi duopolio” de fabricantes de componentes que rige este sector, ambos con nombres que empiezan por “S”.  

Y el segundo y más importante problema es que una buena cantidad de ciclistas, tarde o temprano (si no lo han hecho ya), me temo que van a tomar la decisión de postponer la compra de su nueva bici, ya que, ante tanta inestabilidad, la lógica les hace pensar (pues ya ha pasado en ocasiones anteriores) que “esto en un boom pasajero y tarde o temprano volverán los precios más terrenales”.  

Tiene su lógica, ya parece estar pasando con los coches eléctricos, donde el consumidor ahora se plantea seriamente postponer su compra ante la escalada del precio no sólo del coche sino también de la luz, y acude de manera masiva al mercado de segunda mano, disparado no sólo en automoción sino también en el sector ciclismo. 

La guerra de precios y descuentos

Y puede ser aún peor, teniendo en cuenta que venimos de una situación de compras “optimistas” derivadas de un 2021 espectacular y con previsión de un excelente 2022, con tiendas que ya se han dado cuenta de que han programado demasiado y hay que “soltar lastre” cuanto antes (ahora que el parón en las ventas ya es evidente), me temo que el consumidor, que es perfectamente consciente de ello, cree que la guerra de precios y descuentos empezará de manera inminente, justo después del verano, y por tanto, decida esperar para aprovecharse de ello, es decir, postponer la compra de su nueva bici.  

Y si llegamos a ese punto, la guerra de precios y descuentos, no me cansaré en decir que todo el sector pierde al completo. 

Puede que se estén juntando el hambre con las ganas de comer: ¡esperemos que no! Pero, como siempre, estas líneas son para reflexionar.  

Subscribirme
Notificar
guest
4 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Laura
Laura
29/09/2022 07:34

Un gran artículo. Me ha encantado.

Miguel Fuentes
Miguel Fuentes
27/08/2022 17:10

Specialized y Sram / Shimano, monopolio y supremacía total, y sin atisbo de que la situación pudiera cambiar.

Pablo
Pablo
03/08/2022 23:24

Gran articulo!

Sergi
Sergi
03/08/2022 09:39

Buen artículo. Es.lo que vivimos y lo que nos viene a lanvuelta del verano.

Más noticias sobre...

Ir arriba