Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Sector & legislación
  3. CIE quiere que la bicicleta alcance los 50 millones de usuarios en Europa

Día Mundial de la Bicicleta

CIE quiere que la bicicleta alcance los 50 millones de usuarios en Europa

"Trabajamos por un sector empresarial de la bicicleta más sostenible, resiliente y competitivo a nivel europeo". Son palabras de Kevin Mayne, CEO de Cycling Industries Europe (CIE), que también asegura que muy pronto la bicicleta alcanzará los 50 millones de usuarios en Europa.

Kevin Mayne, CEO de Cycling Industries Europe (CIE), ha concedido a C de Comunicación una entrevista exclusiva con motivo del Día Mundial de la Bicicleta para ofrecer su punto de vista sobre la industria y explicar qué funciones desempeña la CIE para promover el uso de este medio de transporte. 

¿Cuál es el papel de CIE en la industria de la bicicleta?

CIE tiene dos funciones. La primera, y quizá la más importante, es sumar las voces de las empresas de este sector para defender el uso de la bicicleta.

CIE es la demostración de que construir infraestructuras ciclistas y hacer que las carreteras sean más seguras y atractivas para los ciclistas no sólo beneficia al medio ambiente y a la salud, sino que también es bueno para la economía.

Contar con el apoyo de las empresas significa que los argumentos a favor del uso de la bicicleta tienen más peso a nivel local, nacional e internacional.

En segundo lugar, trabajamos por un sector empresarial de la bicicleta más sostenible, resiliente y competitivo a nivel europeo. En el pasado no estuvimos tan bien coordinados como otros sectores (automoción o aviación), pero ahora podemos demostrar que la colaboración ayuda a nuestra eficiencia interna y nos hace más resistentes.

Una asociación comercial y profesional es una estructura esencial para que las empresas colaboren de forma legal sin tener problemas con la normativa de competencia.

¿Cuáles son los principales hitos que ha conseguido CIE desde su fundación?

Conseguir casi 2.000 millones de euros de apoyo para la bicicleta en los planes de resiliencia y recuperación de los gobiernos nacionales fue el resultado final de dos años de trabajo durante la pandemia.

Primero tuvimos que ayudar a nuestros miembros a sobrevivir, y luego ayudamos a crear una estrategia para situar a la bicicleta en los programas políticos clave a todos los niveles.

La Comisión Europea reconoce ahora al sector como una fuente de influencia, conocimiento e inversión que puede hacer crecer el empleo en Europa.

Esto nos da acceso a los responsables de la toma de decisiones al más alto nivel y desbloqueará definitivamente el apoyo financiero y político para lograr nuestros ambiciosos planes de aumentar el número de usuarios de la bicicleta en Europa en 50 millones de personas.

Detrás de este éxito general tenemos muchos elementos clave. Hemos demostrado que áreas de crecimiento como el uso compartido de bicicletas y las bicicletas de carga tienen necesidades de uso específicas, por lo que tienen que ser apoyadas por la industria y el gobierno.

Hemos conseguido también que las empresas compartan sus datos para que el sector y los responsables políticos puedan conocer las necesidades de los usuarios y las oportunidades de crecimiento.

En 2020 el sector de la bicicleta rompió todas las barreras y alcanzó cifras extraordinarias. En 2021 los datos generales también han sido de récord, pero parece que se disparan algunas alarmas...¿Qué expectativas tiene CIE para 2022?

No hay alarmas en el uso de la bicicleta. Las cifras que tenemos muestran que el crecimiento alcanzado en 2020 se mantiene muy bien. Vemos que muchos de esos nuevos ciclistas mantienen el hábito y el rápido aumento de los costes del automóvil ayudará a mantener el uso.

Hay algunos indicios de que la demanda de ventas de los consumidores se redujo en algunos países a finales de 2021, una caída que se atribuye en parte a los problemas de suministro, pero que casi con toda seguridad está relacionada con el hecho de que el pico de ventas de 2020 fue tan alto.

Sin embargo, nuestra predicción es que esta caída será temporal, hay muchas más inversiones en infraestructura que se avecinan y el uso continuado de esas bicicletas dará lugar a sustituciones en 2-3 años.

Hace unos días se celebró en Bruselas la Cumbre de CIE, donde pudimos escuchar a representantes políticos y empresarios hablar de las oportunidades que ofrece la bicicleta. ¿Cómo puede la UE facilitar un mayor y más rápido crecimiento de la bicicleta?

Las principales funciones de la UE son la política y la financiación. Para muchos países, los fondos de la UE son una parte importante de su presupuesto de transportes, por lo que necesitamos programas que favorezcan a los países y regiones que destinan el dinero a la movilidad o el turismo en bicicleta.

Nuestro trabajo en Bruselas es conseguir que esas normas de financiación se redacten de forma favorable, y luego nos asociamos con las partes interesadas nacionales, como las asociaciones del sector y los grupos de ciudadanos, para conseguir que las asignaciones se hagan a nivel local.

También hay muchas más normativas procedentes de Bruselas debido a las presiones para la reducción del CO2 y, ahora, la dependencia del petróleo ruso.

Por ejemplo, por ley, 400 ciudades de la UE estarán obligadas a tener un plan de movilidad urbana sostenible (llamado PMUS), y un PMUS debe tener un plan ciclista adecuado.

Esto es un verdadero avance, pues obliga a las ciudades a crear planes ciclistas creíbles. Como parte de la normativa energética, todos los edificios nuevos deben tener aparcamientos para bicicletas.

Esta combinación de normativas y financiación tiene un efecto acumulativo que hace imposible seguir ignorando el uso de la bicicleta en las políticas de todos los niveles de la UE.

Como comentó durante su participación en la cumbre, podemos estar ante un potencial de 50 millones de nuevos usuarios de bicicletas en los próximos años...¿A qué retos se enfrenta el sector para satisfacer esta enorme demanda?

Aprendimos que suministrar millones de bicicletas más de repente, junto con una pandemia y una escasez de envíos en todo el mundo, no es algo que podamos afrontar como industria.

Ahora queremos aumentar las ventas en otros 8 millones de unidades al año, pero tenemos que hacerlo de forma fiable y abordar al mismo tiempo las cuestiones de una cadena de suministro más sostenible y con menos emisiones de carbono.

Dije en la Cumbre de la CIE que nunca debemos volver al escenario en el que lanzamos componentes de bicicleta a Europa, ya que eso no es sostenible, ni ambiental ni comercialmente.

Esto es una estrategia en la que se mira toda la cadena de valor para mejorar el intercambio de datos y, casi con toda seguridad, habrá un cambio hacia la fabricación europea en algunas áreas.

Con toda probabilidad también se producirá una mayor colaboración entre las empresas para poner en común sus recursos a la hora de desarrollar y suavizar las cadenas de suministro, algo que el sector de la automoción hace constantemente, pero que nunca hemos hecho nosotros a gran escala.

La sostenibilidad es algo de lo que el sector de la bicicleta está cada vez más concienciado, ¿cómo trabaja CIE en este tema?

Contamos con un grupo de expertos dedicado a la sostenibilidad y la responsabilidad social de las empresas y trabajamos en colaboración con las asociaciones nacionales de la industria que son miembros de nuestra federación asociada, CONEBI.

Aquí, más de 30 empresas están trabajando en todo tipo de estrategias, como la reducción de envases, la reducción de carbono, la reducción de residuos y el suministro de materias primas.

Esto sucede porque las empresas están orgullosas del impacto sostenible que tiene la bicicleta en la sociedad, pero queremos asegurarnos de que la industria que está detrás de los productos pueda cumplir las mismas expectativas.

¿Qué hay que hacer en países como España para que el uso de la bicicleta como solución de movilidad sea cada vez más importante?

Tenemos una lista de cinco medidas estratégicas que harán crecer el uso de la bicicleta. Cada una de ellas es un gran tema en sí mismo, por lo que hay muchas iniciativas y programas que pueden funcionar para aplicar algunas o todas las medidas.

Pero todo comienza con los lugares en los que la gente se desplaza, que deben ser seguros y cómodos, porque las demás medidas sólo funcionan si la gente siente que el uso de la bicicleta es seguro y positivo.

Las medidas:

1. Lugares: Crear infraestructuras, como carreteras y aparcamientos, asegurar el acceso a senderos, planificar rutas de ocio y facilitar lugares que promuevan el uso de la bicicleta de forma segura.

2. La percepción: Debemos hacer ver a la sociedad que el desplazamiento en bicicleta es una experiencia positiva, segura, saludable, divertida e inclusiva y ofrecer calidad en los servicios e infraestructuras, prevenir de robos y que nos apoyen expertos y las comunidades.

3. Tecnología y accesibilidad: Debemos ofrecer bicicletas que hagan posible su uso para todos, garantizar servicios de alquiler/arrendamiento, ofrecer la bicicleta para viajes multimodales, abordar la asequibilidad, el transporte de niños y de mercancías y no olvidarnos de la discapacidad. 

4. Promoción: Se debe llevar a cabo una promoción coherente del valor del ciclismo ante la sociedad, los usuarios, los empresarios, los medios de comunicación, los aficionados al deporte, los inversores y los políticos y también hay que promover el cambio de comportamiento. 

5. Políticas: Las políticas de los gobiernos deben permitir y financiar el uso de la bicicleta. 

¿Existe alguna iniciativa promovida por CIE en relación con las mujeres y las bicicletas?

Estoy muy orgulloso de que CIE haya sido una de las fundadoras de la Women in Cycling Initiative (Iniciativa de Mujeres en el Ciclismo). 

Se trata de un programa de amplio alcance cuyo objetivo es que haya más mujeres trabajando en el sector del ciclismo.

Creemos que esto también creará una industria que responda mejor a las necesidades de las mujeres ciclistas, ya sea en el diseño de la infraestructura, los servicios o las bicicletas.

¿Qué ventajas comprobables están obteniendo aquellos países y ciudades que están apostando más firmemente por el uso de la bicicleta?

Cuando vaya al supermercado verá una oferta especial "compre uno, llévese otro gratis". Cuando una ciudad invierte en el uso de la bicicleta, el equivalente es "compre uno y llévese seis gratis".

Tanto si se trata de cambiar la ciudad por la reducción de emisiones, la reducción de la congestión, la salud, la calidad de vida, la seguridad vial, la accesibilidad o la prosperidad económica, el uso de la bicicleta siempre aporta los demás beneficios al mismo tiempo.

Enlaces patrocinados